Tiendas de ropa infantil: ¿cómo ser un buen franquiciado?

Como ser un buen franquiciado

La industria de la ropa infantil es uno de los sectores más seguros para invertir, y un ejemplo de ello son las Andrea Milano tiendas. Su crecimiento es más que favorable y actualmente se han extendido por casi toda España. De hecho, su proyección es internacional y sus boutiques poseen una valoración excelente en los países donde se encuentran situadas.

Esto evidencia que esta franquicia es una alternativa financiera que llama la atención de muchos inversores. Igualmente, es una señal de que quienes se interesan en formar parte de ella tienen mucho que ganar. Y ¿cómo convertirse en un franquiciado que siga este ritmo de crecimiento? La manera más segura es adquiriendo los siguientes atributos:

  • Mostrar buena disposición: dirigir una franquicia no es una tarea sencilla, implica muchos riesgos, y quienes se encargan de ello procuran tener en su equipo a los mejores. En este sentido, es esencial que, entre las diferentes cualidades que queramos cultivar, incluyamos el deseo de cooperar en el logro de los objetivos de la marca.

Puede aceptarse que un franquiciado no sea un experto en el sector donde desea invertir. Dicha debilidad puede ser corregida a medida que adquiere la experiencia que aporta la práctica. Lo que de ninguna manera será tolerable es que rehúse recibir orientación, ajustarse a los principios de la marca o colaborar con el logro de las metas comunes.

  • Tener espíritu de superación: una empresa no logra expandirse si sus miembros no piensan a lo grande. No existe una persona conformista que alguna vez haya destacado en el ámbito donde se encuentre. Por eso, un buen franquiciado mantiene metas elevadas y además se esfuerza constantemente por alcanzarlas.
  • Humildad: parece un valor incompatible con los negocios, pero es un atributo sin el cual no será posible ascender. Todo emprendedor debe reconocer que tiene mucho que aprender y que, mientras adquiere el conocimiento necesario para avanzar, necesita seguir las indicaciones de aquellos que poseen mayor experiencia.

De igual forma, es preciso aceptar que la vida empresarial cambia constantemente. Por tanto, la humildad debe ser una compañera permanente a la hora de aprender, pero también para enseñar y cooperar con el resto del equipo.

Seguramente pensabas que el franquiciado modelo es aquel que posee amplios conocimientos en marketing y ventas. Aunque no debemos restarle importancia a tales aspectos, hemos de tener presente que la actitud es el principal factor que las franquicias evalúan en los inversores.

Los aspectos teóricos pueden enseñarse, pero valores como los señalados anteriormente, son los que realmente distinguen a quienes forman parte de Andrea Milano. Si deseas invertir en ella, ten en cuenta que estos son los elementos que buscarán en ti.

Franquiciado Andrea Milano

Dejar un comentario